AMOR QUE NO MATA

AMOR QUE NO MATA

Por mucho tiempo amé con una necesidad enorme de llenar un vacío no comprendido. Añorando aquel amor que muchas veces te hace más daño que bien, de esos amores de los que sabes que no puedes, pero quieres.

Después de un divorcio y tratar de encontrar aquella persona que me complementara., caí en ilusiones que no me brindaron lo que necesitaba, y a decir verdad, jamas lo harían, buscaba algo que solo está dentro de ti.
Siempre colmada de expectativas hacia la persona que compartía mi vida y sus momentos. Siempre esperando, siempre deseando y no disfrutando a la persona tal cual era. Fui una mujer que vivío desgarrada de dolor, sufriendo por aquella mala suerte que la perseguía. Una mala suerte totalmente inexistente, una mala suerte que solo si decides tenerla, la tendrás.
Después de muchos años y algunas experiencias de importancia, después de encontrar el camino de la calma y esa paz que tanta falta hace y que jamás encontraría al lado de alguien, si no tan solo conmigo misma; pude entender que el amor nunca es egoísta, siempre buscará tu bienestar aunque, ese, no sea a su lado. Pude entender que el amor se da sin esperar absolutamente nada a cambio. Pude entender que si amas con locura, ese solo acto, será el que te haga sentir vivo. Pude entender que mi forma de amar, jamás sera igual a las demás.

 

 

Con el tiempo terminas entendiendo que el amor es muy inteligente, así que si alguien no sabe si te quiere, pues simplemente no te quiere. Entiendes, aunque no te digan con palabras, que el amor acabó, porque cuando hay tanta indiferencia nunca pasa inadvertida. Aprendes que si no le gustas a esa persona tal cual eres, es mejor continuar tu camino y no desgastarte, en el del otro. Entiendes que cuando ya no te aman, es mucho mejor, soportar el olvido, a vivir en una inseguridad constante, muchas veces insoportable.
El amor no mata, los pensamientos sí, hay que detenerlos lo antes posible, son los que te llenan de realidades totalmente inexistentes, te presentan situaciones que aún no has vivido y quizás te lleven a hacer cosas que realmente no quieres. Nunca olvides que todo sentimiento nace de un pensamiento. Solo observa si este pensamiento está sucediendo ahora o no, con ello sabrás, si realmente hay algo que solucionar o si sonríes y continúas. Ser consciente, siempre sera el primer paso.

 

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *