¿CUERPO PERFECTO?

¿CUERPO PERFECTO?

Por cuánto tiempo miré mi cuerpo para destacar sus defectos. Por cuánto tiempo tenía que seguir buscando estar como aquel bombardeo de imágenes de gente “linda “ que veía a cada paso. Fue un sin fin de tiempo pensando en verme como todos esperan y como yo no era. Hoy es diferente, pero me costó demasiado comprender que la belleza es única en cada persona y que jamás podremos tener los mismos atributos, ni compararnos con nadie.
Cuando empiezas a entrar en la etapa de desarrollo y los cambios no te suceden como a la mayoría de los adolescentes, comienzas a ser tachado, como si no pertenecieras. Esta etapa, creo y siento, que es la más difícil, eres vulnerable, inexperto e incapaz de poner en duda o enfrentarte a alguien. Es la típica época de querer encajar en un grupo y no sentir ningún tipo de rechazo, eso solo pensamiento, es mucho más que devastador.
Mi vida, como muchas, ha sido lo menos fácil posible, pero si hubo algo que siempre estuvo conmigo, una estrella incapaz de dejar de brillar a mi lado. Pude haber tenido diferentes destinos, insospechados, sin embargo estoy aquí, con una historia tan diferente a la de donde nací y crecí. Una historia que en este preciso momento cobra sentido para poder abordar temas tan sensibles, tan duros y delicados para una mujer.

Que podría contar hoy, si no hubiera tenido todos los miedos, frustraciones, negaciones, maltratos propios, cada día de mi vida. Persiguiendo un ideal inexistente, persiguiendo un sueño que ha sido clavado en nuestra mente desde que tenemos uso de razón. Odié mi cuerpo como no te puedes imaginar, por largos años deseé el cuerpo, el cabello, la cintura, las piernas de cualquiera, porque cualquiera era mejor que yo.

 

 

Hay un punto limite entre estar bien y no estarlo. No se trata de peso, es como te sientes, como abordas la relación que tienes con la comida, como se encuentra el amor hacia tu cuerpo, que calidad de vida puedes llevar para que se manifieste en tu aspecto físico. Aunque no lo creas, lo que comes, el ejercicio que hagas diario, lo que llevas en tu mente, harán que estés anímicamente, físicamente y bellamente bien o no, y no están separados, es un todo, porque somos seres holísticos (mente, cuerpo y alma) porque existe una bioindividualidad. Por ello no te canses de buscar lo que es para ti, lo que te complementa, te nutre, te llena, porque lo que es bueno para alguien, quizás no lo sea para ti. Por esta razón escucha tu cuerpo, comienza a buscar en tu interior, la respuesta siempre estuvo allí.

 

Me cuido porque deseo estar bien, por salud, por mente, por tranquilidad y por la simple necesidad de bienestar. Cambiando solo esta noción, dejando de buscar parecer a nadie, es que hoy encuentro mi verdadera belleza y no solo me siento, me veo muy bien.

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *